sábado, 23 de enero de 2010

Sobre el Cura de Ars

El Cura de Ars, un sacerdote que sin estudios consiguió realizar la más importante labor pastoral en la Iglesia, desde abajo, con el pueblo. En su recuerdo este año se celebra el Año Sacerdotal a raíz del ciento cincuenta aniversario de su muerte, y es un reconocimiento a todos los sacerdotes y párrocos que se dedican a esa Iglesia más cercana a nosotros. Es el homenaje a una labor grande desde lo pequeño, en ocasiones con muy pocos medios pero multiplicando lo que se tiene para que llegue a todos.


En uno de los números anteriores de la revista Encuentro podíamos encontrar una breve biografía del Cura de Ars para los que queráis recordar algunos datos.

Hace unos días, invitado por el Movimiento Cultural Cristiano, pasó por Villafranca de los Barros, José Ramón Peláez, sacerdote de Valladolid y Doctor en Doctrina Social de la Iglesia, para hablar precisamente del cura de Ars y de su significado hoy, como patrono de los párrocos.

José Ramón Peláez con el párroco, D. José Cordero.- LDíez.

Peláez vino a recordar que “hoy la Iglesia está también mayoritariamente formada por pobres, que está sobre todo en el Tercer Mundo, y el milagro del Cura de Ars se sigue repitiendo porque en la máxima debilidad se está manifestando el Amor de Dios y está dando esperanza a la gente sencilla”.

Recordó a los cientos de misioneros que ya estaban en Haití compartiendo su vida con los habitantes de ese país pobre, antes de que se produjese el terremoto que devastó la zona. Es lo que está haciendo la Iglesia día a día sin que salga en los titulares.

miércoles, 13 de enero de 2010

AVISOS PARA ESTA SEMANA:

· Este jueves, día 14 de enero, a las seis de la tarde, se celebrará en el Colegio de las Carmelitas una charla sobre “La pobreza en la Iglesia (el cura de Ars), a cargo de José Ramón Peláez, sacerdote de Valladolid y doctor en Doctrina Social de la Iglesia. Organiza el Movimiento Cultural Cristiano y estamos todos invitados a asistir.

· Además, el Grupo de Liturgia tendrá reunión este viernes, día 15, a las ocho de la tarde en la Parroquia.

· Por otra parte, como recordatorio, están a la venta los Evangelios de 2010 en la sacristía de la parroquia y abierto el plazo para renovar las suscripciones al boletín Iglesia en Camino para este año.

domingo, 10 de enero de 2010

GENEROSIDAD CRISTIANA


El Arzobispo de la Diócesis de Mérida Badajoz, D. Santiago García Aracil, ha visitado hace unos días Villafranca de los Barros donde mostró su reconocimiento a los ciudadanos que han colaborado en estos tiempos de crisis con los necesitados a través de la Iglesia y más concretamente desde Cáritas.

Y es que confirma que “la crisis está afectando a la Iglesia porque está en el mundo” pero “hay que reconocer algo muy importante en esta época de crisis, cuando Cáritas ha tenido que duplicar, casi triplicar, los donativos y elementos de atención, el pueblo ha respondido, sobre todo de parte de los que podían, que no son los ricos sólo sino es la gente sencilla del pueblo es la que más colabora con la Iglesia”, explica.

El arzobispo presidió en el Colegio San José de Villafranca el XXX encuentro de los sacerdotes de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, donde recibieron sus insignias los sacerdotes que celebrarán durante este año sus bodas de plata y de oro en el sacerdocio.

D. Santiago saluda a algunos de los sacerdotes presentes en la jornada. Ldíez.

El arzobispo se refirió además a que “este año el encuentro tiene más sentido porque coincide con el Año Sacerdotal declarado por el Papa y por tanto es especialmente celebrativo, con un sentido más rico y profundo, y ojalá cada vez haya menos sacerdotes que celebren sus bodas de oro y más de plata”.

En cuanto a cuestiones como la supresión del crucifijo en los colegios o la Ley del Aborto, las calificó como “de mucho calado porque indican muchas cosas que tienen que ver con convencimientos personales, con ideologías, con el fenómeno cultural de Occidente, etc”.

Explica el Arzobispo que “los cristianos tenemos que estar más al tanto que nunca para cumplir con nuestra propia responsabilidad que se basa fundamentalmente en la formación, avanzar en la conciencia de apostolado y hace falta ser cristianos de verdad, y eso en este cristianismo sociológico que abunda en España parece ser que no se estima importante, porque no se es católico sin más, sino que se ejerce conscientemente como católico”.